UN APARTAMENTO DE SOLTERA

EL CLIENTE

Soltera y con poco tiempo para disfrutar en casa, pero buscando frescura, piezas con contenido, le apasiona el arte, leer y pasar tiempo con ella misma. Quería una casa que le diera sensación de libertad, un espacio natural, y con mucho almacenamiento.

EL PROYECTO

 Nos encontramos con un espacio diáfano, la clienta no quería hacer obras por lo que le propusimos un papel pintado colgado a modo de separador con la puerta de entrada. Utilizamos un motivo vegetal que junto a la madera aportaban mucha naturalidad al espacio. Jugamos con algún detalle decorativo haciendo un guiño por su afición por el arte. Utilizamos librerias en blanco para que no pesaran visualmente pero con mucha capacidad. Le asesoramos en el amueblamiento y la decoración y para ello salimos de decoshopping, fué muy divertido. La clienta nos transmitió que habíamos cumplido su objetivo.