UNA CASA DE CAMPO EN SORIA

EL CLIENTE

El matrimonio quería ampliar una construcción anterior convirtiéndola en vivienda de fin de semana y vacaciones por lo que la reforma supuso una ampliación de espacio. Querían poder disfrutar de las maravillosas vistas a la sierra y tener sensación de diafanidad.

EL PROYECTO

Para integrar el exterior en el interior, se realizó una gran cristalera en la zona de comedor. Cómo había una construcción anterior, se decidió integrar el muro de piedra natural de ésta en el nuevo interior. Los muros de las diferentes estancias se remataron con un techo de cristal, por lo que la cubierta a dos aguas se podía contemplar de forma íntegra desde cualquier punto de la vivienda, de esta manera se amplio la sensación de diafanidad y conjunto, como se de una cabaña se tratara. El porche exterior, recorriendo toda la fachada amplío la zona de descanso y contemplación del paisaje. Les asesoramos en la elección de materiales, hicimos el seguimiento de la reforma para que todo saliera según lo previsto y por último, les asesoramos en la decoración. Los clientes quedaron encantados, y ya no quieren otro lugar de descanso¡